X

EL DÍA DE LOS ENAMORADOS “PROHIBIDOS”

Desde el siglo IV, la Iglesia se había propuesto ir eliminando todas las celebraciones paganas y la mejor opción era sustituirlas, rebautizarlas y reconvertirlas por otras de carácter religioso.

En el año 494 d.C., el papa Gelasio I decidió tomar medidas radicales para quitar de raíz la fiesta pagana de las Lupercales, una festividad que se celebraba desde la Antigua Roma cada 15 de febrero para honrar al protector de los pastores, el fauno Lupercus. Cupido, hijo de Venus y cuyo equivalente griego sería Eros, hijo de Afrodita, simbolizaba para los romanos el Dios pagano del deseo carnal y representaba el amor irreflexivo de la atracción y por ello que su imagen suele ser representada como un niño. La leyenda cuenta que era un Dios caprichoso, que se entretenía apuntando a hombres y mujeres con sus flechas, para satisfacer sus perversas necesidades de diversión y le gustaba controlar a las personas dominando sus pasiones e instintos básicos e incluso los sexuales.

El santo Valentín, que caía justo el día antes de las Lupercales, el 14 de febrero, apareció como una buena opción.

La leyenda más asentada sobre este santo situa a Valentín como un arrepentido y bondadoso médico romano que un buen día se decidió pasar al cristianismo y ordenarse sacerdote. En este nuevo camino que tomó llegó a oficiar un buen número de bodas entre enamorados. El problema era que en aquella época los soldados no podían contraer matrimonio ni podían tener una familia. Valentín, estaba disconforme con esta decisión, y decidió casar a los militares en secreto. 

Ésto, provocó la furia del emperador romano Claudio II, que al enterarse del desafío del obispo, ordenó su ejecución de manera inmediata,el 14 de febrero del año 270 d. C. Pasando así a ser San Valentín, religioso y mártir, convirtiéndose en referente de todos los enamorados. 

Con el tiempo, el Día de San Valentín se ha convertido en una fecha de consumismo donde empresas y comercios sacan una buena tajada, incitando a las parejas a regalar algo, para demostrar su “amor”.

Aquí os dejo el maravilloso soneto 126 de Lope de Vega, sobre su significado del amore:

 

Desmayarse, atreverse, estar furioso,
áspero, tierno, liberal, esquivo,
alentado, mortal, difunto, vivo,
leal, traidor, cobarde y animoso;

no hallar fuera del bien centro y reposo,
mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,
enojado, valiente, fugitivo,
satisfecho, ofendido, receloso;

huir el rostro al claro desengaño,
beber veneno por licor süave,
olvidar el provecho, amar el daño;

creer que un cielo en un infierno cabe,
dar la vida y el alma a un desengaño;
esto es amor, quien lo probó lo sabe.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Valentín Vegas © 2015 | Desarrollado por JacoboProl.com